MITOS: AGUJETAS

agujetas

Uno de los mitos más generalizados es el de las agujetas, se oye mucho, cosas como que las agujetas se previenen o se “curan” con agua y azúcar o cosas como que son restos de acido láctico cristalizado en los músculos… pero éstas no son más que  daños yUno de los mitos más generalizados es el de las agujetas, se oye mucho, cosas como que las agujetas se previenen o se “curan” con agua y azúcar o cosas como que son restos de acido láctico cristalizado en los músculos… pero éstas no son más que  daños y micro-roturas en fibras musculares y tejido conectivo producidas por una intensidad de entreno más elevada de lo habitual o por simplemente un trabajo con angulación distinta o carga superior a lo acostumbrados a trabajar.

A pesar de lo que se cree, padecer agujetas después de un entreno es un buen indicador de que éste ha sido efectivo y que se van a producir las adaptaciones buscadas. Teniendo en cuenta, dentro de un límite, que el dolor sea muy leve y no nos impida practicar de nuevo ejercicio.

Las agujetas se previenen adaptando la intensidad previamente al ejercicio y  planificándolo para que éste no sea muy superior a nuestra capacidad, calentando correctamente antes, y posteriormente realizando una vuelta a la calma tras el ejercicio. Y se reducen con estiramientos suaves y con un nuevo entrenamiento de baja intensidad en el caso de no ser unas agujetas severas.

El pico de dolor aparece a las 48 horas aproximadamente, así que en el caso de sufrir agujetas y el dolor fuese muy intenso, el momento idóneo para volver a entrenar sería a partir de ese periodo de tiempo o cuando comenzaran a remitir.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Fittrainer © 2019 All Rights Reserved